Gobiernos Locales y Descentralización. Columna de Sebastián Salinas Director Ejecutivo Balloon Latam


Fundación PLADES Frutillar nos ha invitado a reflexionar en esta columna sobre un tema en el que llevamos años trabajando como organización: la descentralización y el foco en comunas rurales.


En las últimas elecciones municipales, la participación de las comunas rurales (46,1%) superó la de las comunas urbanas (42,3%), tendencia que ya habíamos visto en 2016, según el Servel. Frente a esto, una de las hipótesis que podríamos delinear es que las comunidades rurales de menores recursos tienen una alta dependencia y grandes expectativas de sus gobiernos locales, considerando, entre otras variables, que tienen una participación de 67% del Fondo Común Municipal, un importante mecanismo de reducción de desigualdades. Sin embargo, vemos que existe una brecha entre las expectativas de la comunidad y lo que las autoridades locales pueden entregar. Esto se ve agravado en aquellos municipios que presentan mayor desigualdad, en los que muchas de las fuentes de financiamiento son fondos concursables, y en donde sus funcionarios deben ejercer hasta tres roles.


En este contexto, es necesario un marco legal que les permita hacer frente a los problemas y expectativas de una comunidad que hoy exige y espera más, lo que nos mueve a un desafío mayor, invitándonos a pensar un proceso de descentralización que ponga especial foco en los municipios. El proceso constituyente abre una oportunidad para inaugurar nuevos espacios de gobernabilidad local y democracia participativa donde se encuentren tanto las búsquedas de los habitantes como las herramientas del municipio. Hoy las personas quieren aportar y tener un rol incidente, sobre todo en aquellos temas en los que existe tensión y desigualdad en relación al mundo urbano.


Según nuestra experiencia como articuladores en comunas del Maule, Araucanía y Los Lagos, es posible ejecutar proyectos colaborativos creados desde, para y con la comunidad. Para multiplicar estas experiencias y convertirlas en un estándar transversal es que urge dotar a los municipios de mayores recursos y capacidades. Aquellos municipios impulsores de soluciones basadas en la colaboración tendrán mayores chances de generar bienestar sostenible.