Educación no formal para la región de Los Lagos. Rolf Hitschfeld. Director Ejecutivo Kopernikus Lab



Así como es cierto que las escuelas y liceos, tienen un rol estructural y fundamental en la educación de niños, niñas y jóvenes, también es verdad que la educación no se limita a ellos. En este sentido, son muy importantes también iniciativas en el ámbito de la educación no formal: talleres, cursos breves, clubes deportivos, encuentros, clubes de ciencia, etc. Hoy hay muchas entidades públicas y privadas desarrollando actividades, aunque no necesariamente con la articulación adecuada, po


r lo que es fundamental establecer una agenda de avance de la educación no formal en nuestra región. De esta manera, se podrá fortalecer el aprendizaje, vinculándose a nuevas comunidades a partir de los intereses personales, en dimensiones que muchas veces no están incluidas en la experiencia escolar.


Una experiencia interesante en este sentido, fue el proyecto “La ciudad en mis ojos”, que buscaba la vinculación efectiva de los jóvenes con la ciudad, a través de lenguajes audiovisuales y la creación colectiva utilizando los principios de la Pedagogía de la Creatividad. Guiados por profesionales, los jóvenes aprendieron teoría y práctica del sonido, iluminación, uso de cámara, guion y edición para retratar, desde sus propias miradas, la ciudad que habitamos. Esto se produjo gracias a la articulación de diversas entidades: el Área de Cultura de la Municipalidad de Frutillar, la Fundación Plades, la productora audiovisual Kiwimedia, la Biblioteca de Frutillar, Fundación Kopernikus, y que contó con el financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.


Limitar el aprendizaje solamente a un espacio, a un tiempo, a una edad y a algunas áreas, limita también las posibilidades de las personas y sus comunidades de alcanzar un desarrollo social y económico sostenible. Sobre todo en el mundo actual, donde los parámetros sociales, económicos y políticos se encuentran en constante cambio, las personas también requieren actualizar su aprendizaje y desarrollar nuevas habilidades e intereses.


Para avanzar en educación, el camino correcto parece ser el fortalecimiento y mejoramiento de la educación escolar junto con el desarrollo de un sector de educación no formal robusto. Esperamos que así se puedan repetir las experiencias como la de “La ciudad en mis ojos” y otras que muchas organizaciones realizan en nuestra región.