Desarrollo Digital y Medio Ambiente. Columna de Opinión de Macarena Cánepa, socia TerraSur Abogados





Nos encontramos en una era en que la realidad virtual forma parte de nuestro escenario cotidiano. Sin embargo, de acuerdo a datos de Naciones Unidas, alrededor de la mitad de la población mundial no utiliza internet, por lo que se hace imperativo avanzar en la industrialización inclusiva de las tecnologías de la información.

Pero el despliegue de estas tecnologías no debiese implicar un menoscabo a otros bienes jurídicos, tales como el derecho a vivir en un ambiente sano, el patrimonio paisajístico, o el potencial turístico de un sector. Si obramos imprudentemente, nos arriesgamos a causar daños irreversibles, superiores a los beneficios que se pretenden.

Actualmente se está llevando a cabo un Proyecto de Paralelismo y Atraviesos de Fibra Óptica que prevé la instalación de 91 nuevos postes en la Ruta U-551-V, que une Puerto Octay y Frutillar. Esto ilustra claramente el despliegue del potencial tecnológico sin tener en cuenta otras consideraciones, contaminando visualmente esta ruta escénica lacustre, en claro detrimento del valor turístico y paisajístico de este magnífico sector de nuestro país. Es por ello que, vecinos organizados de estas comunas, con el apoyo de la Corporación de Patrimonio y Paisaje, Fundación PLADES y Corporación PLOC, se encuentran actualmente en una cruzada para evitar que el proyecto sea ejecutado en sus términos actuales (postación aérea), y sea reemplazado con modalidad soterrada, para lo que se presentó un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valdivia. Conscientes de que soterrar un proyecto de fibra óptica implica un costo más elevado, no debe dejar de visualizarse que una cosa es el “costo” y otra, el “valor”, en este caso paisajístico, turístico y ambiental. Se espera que este caso permita sentar un precedente para futuros proyectos de fibra óptica que vayan a ser ejecutados en el territorio nacional.

Tenemos la enorme responsabilidad y, oportunidad, de integrar de forma armónica el desarrollo económico con los desafíos propios de la sostenibilidad, y evitar el menoscabo del patrimonio ambiental para las generaciones venideras. Que estas líneas constituyan una invitación abierta a la reflexión sobre el país que queremos heredar a nuestros hijos.

Fundación PLADES Frutillar

Av. Bernardo Philippi 753, Frutillar, Región de los Lagos

  • Negro Twitter Icono
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
UNSDG_Logo_2016_SP.png
200-ODS-11.gif

© 2019 diseñado por Beéche