Al rescate de los árboles urbanos. Columna de Tomás Cortese


Por esta época al norte, centro y sur de Chile podemos ver consumada la faena de poda de árboles urbanos por parte de contratistas eléctricos, vecinos, y departamentos de aseo y ornato. Lamentablemente, la mayoría de las veces esta verdadera tradición es ejecutada sin criterios paisajísticos o técnicos, lo que resulta en troncos mutilados y deformes que quedan luchando por sobrevivir un año más. Patéticos postes vivos, deformes por los muñones, ya no sirven más que para afear las calles y dar testimonio de que esta tradición goza de plena salud a pesar de que sólo genera un gasto innecesario junto con importantes perjuicios a la ciudad y sus habitantes.


Es urgente terminar con esta práctica y comenzar a promover el crecimiento de árboles urbanos adecuados, en armonía con cableados, techumbres y calles. Esta no es una causa “arbolista”, elitista o sólo estética, sino un tema de corte profundamente humanista y práctico. El árbol es un recurso accesible, sustentable y capaz de proporcionar calidad de vida de modo equitativo y accesible para todos. A diferencia de flores y césped, los árboles exigen poco cuidado y dan muchos beneficios tangibles, proporcionando sombra y verde en ciudades (muchas veces) grises, a la vez que mejoran la plusvalía en los barrios donde se encuentran bien cuidados. Crucialmente, los árboles son un aliado protagónico para preparar nuestras ciudades frente a los efectos de un cambio climático inminente. ¿Cómo compatibilizar servicios básicos como la electricidad, tránsito y limpieza con ciudades más bellas y equitativas, mejor preparadas para un cambio climático que se nos revela vertiginosamente verano tras verano?


El alcalde de Frutillar le ha solicitado a PLADES participar de un trabajo colaborativo con encargados municipales, expertos y vecinos para rediseñar protocolos de mantención que permita ejecutar un plan a tres años orientado a rescatar especies dañadas y promover la introducción sistemática de ejemplares adecuados y de buen tamaño en calles y espacios públicos. Invitamos a comunas, vecinos, empresas eléctricas y contratistas a tomar conciencia, intercambiar experiencias, y a abrazar la causa de los árboles urbanos. Sólo trabajando juntos, podremos hacer historia (no leña) en nuestras ciudades.

Fundación PLADES Frutillar

Av. Bernardo Philippi 753, Frutillar, Región de los Lagos

  • Negro Twitter Icono
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
UNSDG_Logo_2016_SP.png
200-ODS-11.gif

© 2019 diseñado por Beéche