Árboles hoy para las Ciudades de mañana. Columna de Tomás Cortese, D.E. Fundación PLADES Frutillar


El año 2020 en Frutillar se completó la primera etapa del Programa de Arborización de Frutillar. Este programa se basa en una alianza colaborativa liderada por el Municipio, coordinada por PLADES y con la colaboración fundamental de la Junta de Vecinos No.2 y otras organizaciones tanto comunitarias como privadas del territorio. Gracias a la donación de árboles e insumos, más los recursos aportados por el municipio, el 2020 se plantaron 187 árboles en avenidas y espacios públicos estratégicos de la ciudad, superando las metas planteadas. Este año en curso el nuevo Alcalde César Huenuqueo ha decidido dar continuidad y potenciar el programa, que contempla avanzar con nuevas plantaciones, así como reponer aquellos ejemplares que no prendieron.

¿Por qué plantar árboles en Frutillar? ¿Por qué es tan importante cuidar y plantar más árboles en las ciudades del mundo? El árbol urbano tiene un sentido mucho más allá de lo estético. Ante los efectos del cambio climático, los árboles urbanos entregan una serie de beneficios medioambientales a un bajísimo costo relativo. Aumentan la biodiversidad, absorben gases contaminantes, amortiguan ruidos, regulan el flujo del agua, y mejoran la calidad de los suelos. Urbanísticamente, árboles en vías y plazas públicas estructuran verticalmente la ciudad mitigando otros elementos que contaminan visualmente, como el tendido eléctrico. Una arborización bien diseñada conecta y amalgama todos los elementos que componen la ciudad: plazas y parques públicos, jardines privados, bosques urbanos y periurbanos, cursos de agua, humedales, etc.


Por estos días se ha está discutiendo en el congreso una nueva ley de arbolado urbano, donde -entre otros- ha sido invitado a exponer Tomás Garate, alcalde de Puerto Varas recientemente electo, un profesional con trayectoria en temáticas de infraestructura verde para las ciudades. Por otro lado, está la Red de Arbolado Urbano, de cuyo manifiesto son signatarias las autoridades de ambas comunas, así como muchas otras organizaciones de la sociedad civil. Arborizar no es sólo plantar árboles: requiere de planificación urbana, coordinación y gestión participativa a mediano y largo plazo; asumir un compromiso con el futuro y no detenerse hasta verlo cumplido.